7.2.10

Luna caliente

Luna brillante, cálida, resplandeciente.

Me iluminas, me guias, me conduces en este mar de sombras y de tinieblas que axfisian a mi corazón.
La oscuridad retuerce mi mente; la agonía me supera y acabo vomitando palabras sin sentido.
Lo peor no es eso, sino las dudas que me crean y ahí es cuando me sumerjo en una marea de ideas.
Con la misma intensidad con la que se crean gandes y espumosas olas, mueren fugazmente en la orilla dejando sus huellas para la eternidad, repitiendo el ciclo una y otra vez.
Es absurdo.
La tristeza baila con retazos de instantes alegres y mi alma espera los momentos que estan por nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada