3.10.10

El largo camino



, no puedo negar que quizás no haya recorrido aún ni la mitad del camino que me queda por recorrer en esta vida, ni la mitad de emociones que me quedan por sentir, ni la mitad de las cosas que me quedan por hacer, por disfrutar y por sufrir.

La vida es ese largo camino en el que puedes mirar al horizonte y ver que no se acaba a simple vista, donde debes caminar, a veces solo , a veces acompañado. Tu único equipaje son tus vivencias, tus principios y todo aquellas cosas inmateriales de las que se dicen que "no tienen precio". Si empeñas en cargarte por el camino de cosas materiales, quizás no puedas apreciar el paisaje, sentir la brisa y el sol de ese camino que recorres. Quizás no te des cuenta de los detalles que, muchas veces, hacen que ese camino merezca la pena recorrerlo. Pequeños detalles que no cuestan nada y son tan pequeños y tan simples que demuestran la grandeza de la vida, en esto último se haya la mayor justicia: lo verdaderamente valioso se haya al alcance de cualquier persona, independientemente de su raza, condición social, etc.

Por esas pequeñas cosas se pueden producir situaciones inverosimiles como que el hombre más rico del mundo envidie al hombre mas pobre del mundo porque, éste último, tiene cosas que el primero no tiene y que sabe que nunca podrá comprar con dinero, por ejemplo, el amor. Es este un mecanismo de justicia natural.

Sin duda siempre admiraré a las personas con la suficiente inteligencia y sensibilidad de haber encontrado la felicidad en los detalles, en lo simple y honesto que ofrece la vida por sí misma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada